martes, 28 de septiembre de 2010

Y...



Y…

Y todo sigue andando
como cuando rueda una palabra,
aún sin saber como llega,
aún…sin llegar a escucharla.

Como el agua vertiginosa
esplendente de cascadas,
así llega tu caricia
al vértigo del alma,
y llega lo que ignoro,
y llega lo que presiento,
y me abrevo en el recodo
donde hace esquina la calma.
Y me alimento de sueños
a la vera del puerto
Y…aquel muelle fantasma
donde está anclado tu verbo.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Háblame de amor...marinero

Coplas de Mar


Con un mantón de Manila

y una bata de cola,

bebía el viento la niña

secretos de caracolas.

A fuego lento sus ojos,

llamarada mora que brilla,

sus pies blanquitos de espuma

y el mar jugueteando en la orilla.

Clavel rojo y peinetón

adornaban su pelo negro,

y un abanico de sueños

esperando a su moreno.

Descalza de amor y de besos

mojada de luna y de copla

le dió su vida a la muerte

y el mar le besaba la boca.

Dicen que en noches serenas

agudizando los sentidos,

se ve entre las barcas pesqueras

los lunares de su vestido.

Un clavel destella a lo lejos

cuando es más clara la estrella,

el payo volvió a buscarla

y se fue tras de sus huellas.

Cobijado entre las olas

el amor de la morena,

navegando a la deriva

mirando la luna llena.

Una tarde de aquellas

más roja que su sangre,

lo vió morir el mar

para encontrarse con ella.

Cuando el amor llega tarde,

y tarde enciende la hoguera,

solo se encuentra una lágrima

que no se recupera.

Ay niña de clavel rojo,

peinetón y madroños,

el amor vino a buscarte

cuando cerraste los ojos.






Todos los derechos reservados

domingo, 26 de septiembre de 2010

Amantes


Mi ropa deslizábase en el suelo
Como se caen las hojas de otoño,
De puro fuego, mantón de madroños
Ardió de amor, sin paz y sin consuelo.

Tu deseo hurgó en la piel del mío,
El beso voló del valle al volcán,
Por el borde de qué abismo andarán
Mi vértigo caliente y tu rocío.?

De los extremos, desde un cuerpo al otro,
El indómito cabalgar del potro
Salvaje del corazón, abrió la flor.

El néctar rojo del beso gitano
Rodó en el muslo desafiando arcanos,
Y donde ansiaba quedarse, quedó.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Girl...(The Beatles)

Un...

Un horizonte asomado en el letargo de las aves,
un sabor perdurable en la boca
luego del amargo grito
clamando por la libertad de los sentidos,
y una nave a la deriva
en el infinito mar de la vida.

Yo no sabía como era la urgencia,
la impaciencia de mis pasos,
y descubrí un huracán, un remolino
inclinándome a sublimar palabra,
a veces…a veces no queda nada
de aquella golondrina,
y un razonamiento me intimida
y avanza inmutable,
conminando al suicidio simbólico
de aquella niña que lloró de amor
en una esquina.

lunes, 20 de septiembre de 2010

UN VESTIDO Y UN AMOR (Te ví).... Mercedes Sosa.

Tema central de "Rolando Rivas...taxista"

Este tema representa fielmente a los "tacheros", conductores de taxímetros de Buenos Aires.
No es de los mejores que caracterizan nuestra música ciudadana, pero la letra es...lo cotidiano y qué mejor?

sábado, 18 de septiembre de 2010

CONTAGIO (Esclavos en la façenda). (C. Portinari)

CÁNDIDO PORTINARI....


Cândido Portinari fue un pintor brasileño. Nació en una hacienda cafetalera en la ciudad de la ciudad de San Pablo.
Miembro del Partido Comunista y activista político, fué considerado pintor "oficial" de la Revolución del 30 y del Estado Novo. Perseguido, estigmatizado... uno de los que mejor dejó en la tela la percepción al óleo de la esclavitud, el racismo, y las injustas y humillantes condiciones laborales en las "facendas".

UN SON PARA PORTINARI....(Muscalización del poema de Nicolás Guillén. Intérprete: Mercedes Sosa)

martes, 14 de septiembre de 2010

Concierto de Aranjuez....(Paco de Lucía)

Carta a mi abuelo Andrés


Me bulle la sangre.
Me corre bravura balear
por las esquinas.
Sangre de tu Palma, y de ella,
la salamanquina.
Andrés. Mediterráneo y ópera.
Ni gris ni media tinta.
Blanco o Negro. La causa o muerto.
Escapar del régimen o preso.
¡Inmigrante! en la lista del puerto.
Desaparecido, pero de exilio.
Militante, socialista,
música y libro.
Soy su verbo y su huella.
Castiza herencia.
Ay, abuelo, muero un poco yo
cuando el extrañar es luto,
y la pena de tu muerte es vitalicia.
Te “vi” solo
diecinueve días
en ojos de biberón y en tus brazos,
y dicen que dicen que “princesa” me decías.
Aun busco el brillo del escarpín
que Antonia con cristales me tejía.

Tengo clavado tu beso en mi frente
la tarde que te fuiste.
Si te hubiese tenido
en mis días de Cenicienta…
Ay! si me vieras, con los ojos
de revivir a tu nieta
mirando irónico tus propios despojos.
Estarás en tu cielo querido,
de bohemias mallorquíes.
Entre España y América.
Desde la muerte a “mi niña”.
Hoy somos dos maniquíes
en la vidriera de un álbum familiar
que dormita en el cajón izquierdo
donde se guardan los abuelos.
Hubiera yo querido acompañarte
al ibérico sueño, porque…
de tanto y tanto quererte
sería bueno que fuera cierto
eso de vernos…
algún día en el cielo.

Concierto No. 1 de F. Chopin (Martha Argerich)

Desencuentro...

Te busqué...



"Apenas perceptibles, escucho tus palabras
se acercan las bandas de rock and roll
y sacuden un poco,
las paredes gastadas
y siento las preguntas de tu voz.
Y rasguña las piedras,
y rasguña las piedras
Hasta mí..."
(Fragmento de RASGUÑA LAS PIEDRAS (Nito Mestre y Chary García)







Te busqué.

Como se busca el tiempo perdido.

Inútilmente.

Sabiéndote mutilado en el rincón de los suspiros.

En el puente humillado

bajo el agua de la humildad.

La que no has de beber, la que corrió bebida.

En la oficina clausurada por demolición de olvidos.

En los objetos extraños

y en las causas perdidas.

Acodado en la barra de macerar el vino

en cubas del roble cobarde que llora más que sauce,

traduciendo en ramas caídas el árbol demolido.

En el lunar distante del verde mar del camino

sobre el labio que seduce

el lejano beso del trigo.

En la flor que nunca abrió los pétalos marchitos

y en la inmensidad de la verdad y la mentira.

En el cristal roto del cenzontle de la risa.

En la maratón por correr de los fracasos del futuro.

En el tropiezo distraído que bailó en la cornisa.

En el monte de Venus,

y en el Olimpo griego.

En el oráculo del callejón (sin salida)

y en la puerta verde de la esperanza

(sin entradas ni salidas).

En la quinta sinfonía y sus cuatro acordes,

en el solfeo de la tarde,

en el grillo apareando de violines la noche,

En el asombro de la mañana y en el misterio del alba.

Le pregunté al Capitán, si no lo vio ahogado en Versos.

Todo inútil, toda búsqueda fue en vano.

Un último recurso!!

El mundo de entonces!

Y allí…estabas. Seguro. Intacto. Erguido.

Sereno. Paciente. Medido. Y tan puro.

Pero muerto.

Tan vivo de tan muerto.

Me corrió un frío por la espalda y entendí, muriendo

que solo se muere una vez,

y esta vez, es cierto.

Me vi en el espejo empañado del no reflejo.

Rasgué la lápida blanca de purezas negras,

con un principito mentiroso y cortas minifaldas,

con paz impaciente de camisolas largas,

Botas hasta las rodillas hincadas de amor en ruego.

y collares de Amor y Paz enredando la vincha

entre el pelos lacios y sueños rojos. Y rotos.

En la universidad de entonces, la de

andar por la vida

sin las penas que a solas, mata y desgarra

Y me busqué...

Como se busca el tiempo...

Y me ví, por fin, a través del renacer inmenso

con secular impulso,

elevarme como denso humo

mirando incrédula mis propios despojos.

Sobre mi sombra.../José Larralde

lunes, 13 de septiembre de 2010

Algún día amor...algún día

Algun día amor...algún día
el cansancio de la vida
ha de florecer en cenizas
la prisa del aliento
encendida por el tiempo.

Se ha de quebrar de un suspiro
inhalando y exhalando
el remolino de la risa
como un cristal ante un grito.

Esto de andar andando...
...todavía.
Esta porfía de andar de la mano
con uno mismo
por el puerto y los caminos
mientras ilumino el sol con mis ojos
que algún día serán despojos
acatando mi destino...

Seré lo que no fuí,
seré lo que un espejo,
solo el reflejo quieto
de lo que antes era claro.
Ni el desamparo siquiera
perseguirá mi sombra.
Ni calandrias ni alondras
ni una mariposa serán ya el latido,
ni abusará de mí ningún dolor que hiera..

Habré llevado en la espalda
la impronta de tu abrazo
y los lazos que no en vano
adherimos en el alma.

Algún día amor...algún día...
la lluvia regará mi canto,
no habrá llanto ni alegría.

Sólo la paz sempiterna
que tanto anhelé en mi vida.

Para qué otra cosa es el camino
sino para honrar al amor,
nuestro pan, alimento, motor,
alma, corazón y destino.

En suspenso...(Los Nocheros)

Concierto para una sola voz...Ginamaría

domingo, 12 de septiembre de 2010

HE LIBERADO...



He liberado
mi libertad,
pasando por arriba
mi pasado,
cobarde,
oculté lo acobardado
atando y desatando el destino.
Caminé
lo que no he caminado
desde el norte al sur de tus costados.
Peiné
los sentimientos despeinados
anocheciendo madrugadas mudas.
Esperé,
sin paciencia lo esperado.
Humedeciendo mis pies de rocío,
partí
por la ruta desierta
con un bolso lleno
de vacío.
Y a la vera de mi nido
surgió un pasaje de ida:
llegó tu amor
acompañando mi camino.
He liberado, entonces,
mi alma que vuela
y sobrevuela cada noche,
las estatuas de aquel bronce
de la ciudad que se acuna
porta la noche, una maleta de amor
en el puerto de tu nombre.



La ecuación perfecta






Donde los signos son símbolos
y hasta los sentidos se asoman,
mis manos, ay!, mis manos...

denso vuelo de rebeldes palomas,

amordazadas, atadas,

mojadas con humedad de auroras y arcanos
se rinden ante la incredulidad de la palabra
y la laguna serena de tu verbo.

La ecuacion? Perfecta.

El amor es al tiempo,

como el placer al vino lerdo

que madura en cubas de fuego, madera y viento.
Viejo axioma de ser dos,

y cuando son, surge la duda:

¿habremos macerado bien las uvas?.

¿Supimos enraizar
piel y ternura?

Donde los signos son símbolos
y hasta los sentidos se asoman...

Vibrar donde la sombra me colma
donde hasta el silencio te nombra.
Donde mis manos son el puente,
y el explorar...
las rebeldes palomas.

Si el mirar no necesita miradas,
si las manos son mensajeras del alba,
si el alma se inquieta y es palabra...
cuando el amor es en la madrugada,
la ecuación perfecta
entonces, es dada:

Tu amor es al mío
como el rocío a la mañana,
como la bruma al río.
Ni sobra ni falta nada.